5.4.19

Dos décadas de Baby-G


Hace 35 años, un ingeniero de Casio ganó la batalla contra las leyes de la naturaleza. Kikuo Ibe diseñó un reloj que resistiría las fuerzas centrífugas y de impacto, así como la alta presión del agua. Desde entonces, el nombre G-SHOCK se ha convertido en sinónimo de fuerza y de empujar los límites.

Sin embargo, no había un accesorio similar para mujeres, lo que inspiró a la empresa japonesa a desarrollar una línea de relojes femeninos con el mismo concepto de resistencia para adaptarse a las muñecas más delgadas. En 1994, BABY-G debutó con un reloj equipado con una estructura resistente a los impactos y hasta 100 metros bajo el agua, con diseños únicos y variaciones de color para llamar la atención de las chicas. Desde entonces es el accesorio ideal para cualquier mujer que escoge un estilo de vida activo y a la moda.




Al mantener las características de G-SHOCK, el primer modelo de BABY-G, el DW-520, introdujo una caja de menor tamaño y colores pastel para atrapar el gusto femenino. Al capturar la imaginación de las mujeres jóvenes en los últimos años de su adolescencia, abrió nuevas oportunidades para los relojes digitales como un accesorio de moda.

En la década de los 90, BABY-G estableció su identidad como una marca original apoyándose en la cultura urbana, moda, música, arte y deportes. Desde entonces ha evolucionado continuamente a través de sus diseños y tecnologías para convertirse en un referente global con más de 30 millones de piezas vendidas en todo el mundo.

Este año BABY-G celebra 25 años de su nacimiento con el lanzamiento del BGD-525, una reedición del DW-520, la pieza original con el que la marca se presentó al mercado en 1994 y que marcó tendencia al convertir a los relojes digitales en un accesorios de moda. El modelo conserva la estética noventera pero posee las funciones más modernas de un BABY-G y en el reverso del rostro presume un grabado especial del vigésimo quinto aniversario.











| Preparación: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com